top of page

EMPAQUES A LA CARTA

Alitas

Comer con las manos es tan antiguo como la vida misma, aunque en la vida cotidiana nos hemos acostumbrado a guardar la compostura y usar cubiertos. De hecho, hasta la Edad Media, la humanidad comía con las manos, desde el Rey hasta la persona más humilde. 

alitas-pollo-fritas-plato-negro-hierbas-
30bb616dc8ccb0b80d194b829c6e4ec4.jpg

Comer con las manos es tan antiguo como la vida misma, aunque en la vida cotidiana nos hemos acostumbrado a guardar la compostura y usar cubiertos. De hecho, hasta la Edad Media, la humanidad comía con las manos, desde el Rey hasta la persona más humilde. Lo bueno es que hay comidas liberadoras que nos conectan con nuestra parte primitiva: las alitas y las costillas.

 

Literalmente, son comidas para chuparse los dedos. Las alitas son tan populares en Estados Unidos que 8 de cada 10 personas las consumen y hay al menos 20 cadenas de alitas de pollo en este país, mientras en México hay unas 5 o 6.

 

La mayoría de estas cadenas están enfocadas en el deporte porque en Estados Unidos se comen como snack durante los partidos de fútbol americano. El Consejo Nacional de Alitas en Estados Unidos —sí, las alitas tienen su propio consejo—, afirma que durante el SuperBowl, se consumen 1,033,000,000 alitas. Dicen que Usain Bolt solo comió alitas de pollo durante los Juegos Olímpicos de Beijing, porque “era lo único que conocía”. Aún así, ganó 3 medallas de oro. 

alitas.png

Las costillas en salsa BBQ —hermosas, suaves y deliciosas— también son típicamente americanas. Y aunque varios estados sureños se atribuyen esta invención, la realidad es que la técnica de cocción lenta para ahumar la carne, viene desde los primeros indígenas con los que tuvo contacto Cristóbal Colón en lo que hoy es Haití y República Dominicana.

 

Los españoles le llamaron barbacoa, cuando se lanzaron a conquistar territorios del sur de Estados Unidos, se transformó en barbeque o BBQ. La salsa, originalmente se hacía solo con vinagre y pimienta. Hay zonas donde le agregaron mostaza, tomate o catsup y una variedad de especias. Hay tantos sabores para disfrutar de las alitas, los boneless y las costillas. Sin duda, la salsa más popular es la BBQ. En nuestro país, la salsa Buffalo es muy solicitada por los amantes del picante.

 

Para conservar el sabor de estos snacks y evitar que “suden” el vapor, hay empaques que permiten, tanto la ventilación, como el mantenimiento del calor. Para las alitas y boneless, checa las bolsas con acabado de aluminio interior y los empaques con acabado encerado. 

¿Qué quieres empacar hoy?

bottom of page