top of page
burger-3730173_1920.jpg

Hamburguesas

Extra carne/Veggie/Low carb

f79884a9bb0bc93ab4d3ee8b19f981ec.jpg
b0764abb9b31cf094cb303326a5d5404.jpg
6069.jpg

Aunque hoy parezca que no hay nada más americano que una hamburguesa, esta delicia tuvo que migrar por diferentes lugares del mundo hasta tomar su forma característica.

 

Se dice que la primera receta de hamburguesa proviene de la gastronomía de las tribus mongolas y turcas, que en el siglo XIV ya picaban la carne. Los tártaros rusos llevan la receta de carne picada a Alemania y en el siglo XIX, unos marineros de Hamburgo llevaron la receta del filete estilo Hamburgo a Estados Unidos. La historia más popular indica que el chef Louis Lassen, de Connecticut, preparó la primera hamburguesa en 1895. Para 1904 ya era ampliamente conocida.

Es una comida tan versátil que se encuentra, tanto en los puestos callejeros como los más sofisticados restaurantes.

 

El pan tiene una importante misión: por un lado, es lo que hace que la hamburguesa sea un alimento portable, porque contiene los ingredientes entre las dos rebanadas, y por otro, permite retener los sabores y aromas en su interior. Su forma facilita el empacado y envío a domicilio. Con papel encerado y un contenedor, es más que suficiente para conservar una hamburguesa calientita y en perfecto estado.

Aunque la hamburguesa de carne de res es la más popular, hay hamburguesas de pollo, cerdo, pescado, camarones, tofu, seitán, lentejas, hongo portobello, bisonte, ternera, avestruz, venado, caballo y hasta rana.

 

Desde sus comienzos, las papas fritas han sido uno de sus acompañamientos clásicos. El queso comenzó a utilizarse a finales de los años 20’s y le dio vida a la cheeseburguer.

Cada estadounidense come una media de tres hamburguesas por semana, pero gracias a la expansión de franquicias y cadenas de restaurantes, la hamburguesa llegó a todo el mundo. Ahora es tan común que se puede utilizar para medir la economía. Cada año, The Economist publica el Índice Big Mac que permite comparar el poder adquisitivo de muchísimos países.

 

Seamos honestos: ¿quién se puede resistir a una hamburguesa? El pan suave y calientito, la carne jugosa, el queso derretido y de repente todos los sabores se unen hasta convertirse en uno solo.

¿Y tú...qué vas a empacar hoy?

bottom of page